miércoles, octubre 08, 2008

Diálogo anestesiado






-¡Carlos Eduardo Rojas!

- Si, soy yo

-¿Quién es su acompañante?

-Yo señorita, Carlos Rojas, el papá

-Bueno sigan detrás de la cortina. Desvístase totalmente, entréguele la ropa a su papá, póngase la bata con la abertura hacia atrás, el gorrito en la cabeza y los protectores en los pies. Su acompañante debe esperarlo afuera.

-¿Tengo que permanecer todo el tiempo?

-Si señor, no se puede mover de la sala de espera. Es por si sucede algo.

-Mijo, se nos olvidó una maleta para guardar su ropa

-Pues tocará envolverla en la chaqueta. Llame a mi hermana para que se venga y la traiga.

-Ya estoy listo señorita

-Bien Carlos, súbase aquí mirando al frente y no se mueva: 76 kilos. ¿Es alérgico a la penicilina?

-No

-¿Sufre de diabetes?´

-No

- ¿Operaciones?

-Una en ambas caderas recién nacido, otra de una hernia inguinal a los 9 años y la última reemplazo total de cadera derecha en 1995.

-Deme el brazo. ¿Ha comido algo hoy?

-Si, dos paquetes de galletas de soda y una taza de té.

-Entonces toca que lo vea antes el médico. ¿No le advirtieron que no podía comer nada?

-Pues el día que me dieron la orden de cirugía la señorita me dijo que comiera algo ligero.

-No señor, eso no es recomendable. Bueno tiene tensión de quinceañero, está muy bien. Siéntese al lado de la señora mientras viene el doctor.

-¿De qué lo van a operar?

-De un lipoma en la espalda. ¿Y a usted señora?

-Del manguito rotador en el hombro.

-Buenas tardes, me llamo Diana. Señora, voy a canalizarla primero. Usted espere a que llegue el médico y lo revise.

-Sumercé, me dejó las venitas en la casa. No las encuentro. Jefe, por favor ayúdeme.

-Voy. A ver señora, extienda el brazo y abra y cierre el puño. Ya vi la vena. Un pinchazo nada más, no se asuste. Eso, ya quedó. No se preocupe, siempre hago reguero. ¿Sintió dolor?

-No señor, gracias.

-Bueno ya está lista. Diana, traiga la silla de ruedas me llevo a la señora. Mireya, por favor, dele una trapeadita al piso.

-Carlos Eduardo Rojas

-Aquí señor

- ¿Cómo le va? Soy William Rodríguez el que lo va a operar. ¿Usted fue el que se comió una libra de chorizo a las 9 de la mañana? Jajajajajaja

-jajajaja no doctor, apenas dos paquetes de galletas con té.

-Párese, muéstreme el tumor.

-¿¡TUMOR!?

-Jajajaj no se asuste. A cualquier pelota o cosa extraña que sale en el cuerpo le decimos tumor.

-Menos mal.

-Muestre a ver.Bien, voy a ponerle anestesia local. Diana, puede canalizar al señor. Páselo a la sala de cirugía.

-¿En qué lado está el lipoma?

-En el derecho.

-Entonces extienda el brazo izquierdo. Abra y cierre la mano. Listo; sostenga el suero y siéntese en la silla de ruedas.

- Diana ¿Dónde hay un baño?

-A la derecha, vaya rápido que nos esperan en la sala de cirugía.

-Qué descanso Diana, gracias.

-Bueno Carlos vámonos.

- Acuéstese en la camilla con mucho cuidado que es estrecha. ¿Doctor, lo dejamos boca abajo o de lado?

-Está bien de lado.

-Carlos, va a sentir frío; lavaremos el área que operaremos y también unos pinchazos al aplicarle la anestesia, cálmese y respire profundo. Le pondremos oxígeno y lo conectaremos a la máquina que lee la frecuencia cardiaca. Ahora sí cúbranlo, vamos a empezar.

-Doctora, páseme la cilocaína. Exacto, cuatro dosis formando un rombo alrededor del lipoma, esperemos un momento…

-¿Cómo va Carlos?

-Bien Doctor.

-Sigamos…Bisturí, corte transversal. Muy bien…Doctora separe y limpie… Es grande el lipoma, cinco centímetros… Enfermera, subamos la coagulación a 7… Más agua por favor… Necesitamos electrolitos en el área, el lipoma está muy pegado al cuero.

-AAAAAAYYYYYY

-¿Le dolió Carlos?

-Un poco doctor, siento como quemones

-Es normal, soporte que ya casi acabamos… Salió… Doctora que lleven esto a patología. Enfermera otro apósito, limpie, cuando deje de sangrar comenzamos a coser… Bueno señoritas eso es todo, muchas gracias. Terminen de cerrar. Carlos, la doctora le dirá los cuidados que debe tener. Le doy seis días de incapacidad, que tenga buena tarde.

-Gracias Doctor, lo mismo.

-Un punto más, así, pequeñito, creo que falta una vuelta, listo… Carlos gire el cuerpo con cuidado, recuerde que la camilla es estrecha. Procure no mirar directamente la lámpara, la luz es muy fuerte. Levántese lentamente y siéntese. Eso, quédese ahí, ya le pongo la escalera para que se baje… Bueno, mañana en la tarde, a esta hora, quítese la gaza, lave la herida y me la deja descubierta. Le receto acetaminofén para el dolor y la inflamación, de 500 miligramos, una pastilla cada seis horas. Saque cita con el doctor y en 10 días le retiran los puntos. Si siente fiebre, irritación o le supura la herida se viene de una para urgencias. Siga su vida normal. Lo único que tiene que evitar es cargar cosas pesadas durante la incapacidad.

-¿Doctora, a qué horas puedo comer algo?

-Tan pronto se vaya de aquí coma lo que quiera. En 15 minutos le dan la boleta de salida.

4 comentarios:

María Marta Bruno dijo...

Qué bueno que te quitaron el lipoma, y supongo que aún estás de descanso.

Todo un trámite, verdad?

En los hospitales son tan burocráticos, siempre...

Un beso

sky-walkyria dijo...

hubiera parecido banal, y se convirtió en un buen relato

M. Jose dijo...

Bueno Carlos espero que estés mucho mejor de tu operación. Has comido ya algo más consistente???
Jaja
Un abrazo, me gusta este nuevo estilo tuyo.
MJ

vaiven-marandua.blogspot.com dijo...

que?
te operaron??? cuando y porque no supe? ah?
puchas... lei en todo momento esperando el sablazo del mago que indica su imaginacion y fantasiosa mirada de la realidad, y me di un portaso en pleno rostro con el final... mmmm malo malo!

besitos muchos mi entrañable amigo.