lunes, octubre 27, 2008

Abundancia


El título de este texto es el mismo de la preciosa imagen que lo acompaña, regalo de mi querida amiga Alicia María Abatilli.

Caminar por las márgenes de la hoja en blanco es mi aventura diaria. Allí, en medio de esa superficie inexplorada, la tinta se convierte en árboles, los puntos en suspiros. Más adelante una coma irrumpe divertida y me devuelve sin posibilidad de apelaciones a mis orígenes. De repente el paréntesis emerge como un barco abandonado en el mar de las ilusiones. Aparece imponente con velas encendidas ondeando banderas de colores. El capitán es un pirata que carga un loro al hombro, usa parche en el ojo y tiene pata de palo. Después de dar la orden arremete para arrebatar algún tesoro y enseguida pasa de largo, hasta perderse en el último signo de interrogación que lo llevará a los límites del mundo. Nada es en vano, todo tiene algún sentido; por eso las palabras dibujan rostros, hablan al oído, cantan en susurros prolongados. Muchas veces gritan, otras callan y se desbocan en diálogos interminables entre personajes sombríos, fantásticos y -casi siempre- muy humanos.


El hambre de mi espíritu hace que dude a veces de la plenitud de una corriente extraviada de brisa primaveral. Podría incluso asegurar que el frío no es culpa de las ausencias; tampoco de mis nostalgias. Simplemente es una broma de mis pensamientos que suelen agazaparse y a la vez me obligan a buscar sonrisas detrás de muros etéreos de bruma o silencio.


Anoche me dejé arrastrar por aquella marea de personajes cuyos rostros me hablan desde su dimensión de ensueño. De historia en historia fuimos retomando el hilo de tantas horas de fantasía, mágicos lugares, situaciones inverosímiles, caídas, levantadas, angustias, llanto, risa. Y esta mañana al levantarme, luego de ese viaje a lo largo y ancho de las profundidades de mi alma, me di cuenta de que la vida se encuentra en las cosas más sencillas. Cuál no sería mi sorpresa al constatar que la mesa estaba llena; entonces, dispuesto a subir el telón que me separa de mi esencia, comprendí que en las musas nunca me han abandonado y silban en mi oído la melodía misteriosa que se esconde en lo cotidiano.

13 comentarios:

PAOLA dijo...

"incongruencia química ..." alguno de los conceptos vertidos en mi reciente post,para darle sentido al sinsentido que es nuestro inicio, un cíclico recorrido que se llena de golpe y nos vacía, nos despoja. Dejamos todo en esa página y a la vez nos llenamos del mundo. Es tan ambigua la sensación, y para mi tan comprensible, me identifiqué mucho con este bello relato de nuestra más acabada verdad. Un beso en colores para tu página en blanco.

Sill Scaroni dijo...

Carlos, tu texto estaba todo en una fuente incomprensible pero ahora si está todo legível y muy lindo.
Ya pudiste sacar el vírus?

Un beso.
Sill

sky-walkyria dijo...

somos tantos millones de humanos,
y muchos mas sueños

M. Jose dijo...

Tu mesa está llena y en ti se hace presente la abundacia, en lo sencillo está lo importante y tu papel en blanco siempre esperando tus palabras.
Un abrazo muy grande querido mago
MJ

Runas dijo...

Nada es en vano, tu lo has dicho, lo que ocurre es que aveces no encontramos el sentido a las cosas hasta que no nos paramos y las vemos con otro prisma. Un beso

josé dijo...

Siento que me estalla el corazón o el alma y no me atropella esta confusión de cuanto de qué o de aquello, el asunto es que tu escrito Caselo de mi aprecio, me ha puesto más bien de lo que vengo esta mañana entre mis cosas, que siempre tienen que ver con palabras. Te saludo y te celebro, me gusta decir esto último parafraseando a Witmann en su "Me celebro a mísmo". Un abrazo argento!

Alicia María Abatilli dijo...

Gracias Carlos.
Creo que has llenado de plenitud mi fotografía.
Algo le faltaba: tus palabras.
Un abrazo.
Alicia

Sibyla dijo...

Querido amigo Caselo, estoy segura, muy segura que las Musas no te han abandonado, y jamás lo harán.

Escribes unos textos deliciosos, de verdad!

Un abrazo fuerte:)

Borrasca dijo...

Tienes razón, en lo sencillo y cotidiano encontramos lo que necesitamos para inspirarnos, me diste una idea...
El 31 de octubre me disfrazaré de signos de puntuación!!!!! jajajaja

Besos borrascosos

mercedes sáenz dijo...

Entré por Jose López. Me encantó este texto y también su imágen. Leyendo más abajo he descubierto también cosas que me gustaron. Las leeré desopacio. Felicitaciones. Un saludo cordial. Mercedes

Cecy dijo...

Las musas jamas se iran de ti, a veces se distraen pero cuando retornan, nos llenas de magia y alegria, mi querido mago.

te dejo un abrazo grande.

Pedro dijo...

Carlos, como de costumbre, imprimiendo en las palabras esa magia que te caracteriza.
El cuadro no podía ir más acorde. Imágenes y palabras, palabras e imégenes; qué bella melodía para los sentidos.
Un abrazo.

mercedes sáenz dijo...

Volví a entrar, son buenísimos los textos y el tema musical acompaña perfecto. Sólo hace falta que estes ahi con tu alma clara... que son cómo los ojos. Gracias por tus palabras en mis poemas acostados. Un abrazo. Mercedes Sáenz