domingo, abril 06, 2008

Vincent Van Gogh 1889

Ausencia

Pasajera de primaveras interminables, hasta a aquí escucho un rumor lejano que me recuerda el eco de tu sonrisa. Te pareces al brillo de la luna: ese que esboza la silueta de las montañas antes de hacerlas desaparecer bajo un manto de luceros. Siempre he creído que en el firmamento hay dibujado un rompecabezas con millones de fragmentos, polvo cósmico y un camino invisible de agujeros negros que a lo mejor nos llevan de vuelta hacia el pasado.

Recuerdo que solía quedarme en silencio cuando mi mirada se anclaba en el primer astro de la noche. Se trataba de una estrella pequeñita- que pensaba era solitaria- y quizás la que allanaba el camino para la presencia de las demás. Después supe que, a su manera, todas son solitarias y cómplices a la vez de nuestros suspiros bohemios y nostálgicos. Así me fui embriagando de la magia nocturna que desata pasiones y melancolía.

Tal vez en los rincones de mi memoria habitan aún las voces que tantas veces me nombraron desde alguna remota orilla. ¿Será la ausencia? No podría asegurarlo, por que hoy evoco lleno de alegría y esperanza; despojado de dolor, imaginando que danzas nuevamente y te liberas una y otra vez de las nubes negras de tristeza.

Te regalo el dibujo de un cielo caótico en apariencia. Supongo que Van Gogh hace siglos, en una noche clara, atravesó los límites que lo separaban de sus sueños; entonces se dejó seducir por el encanto de esas llamitas que juegan a las escondidas en la pradera inimaginable. Luego se sentó a la luz de la vela y en medio de su resplandor, embrujó la hoja en blanco con el trazo fascinante de aquella dimensión real y visible, pero que no tiene tiempos ni fronteras.

9 comentarios:

liliana varela dijo...

Bonito comentario Caselo; gracias por escribir de esa manera.
Besos
Liliana

Akinogal dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Pilar dijo...

Regalar un fragmento de cielo es regalar espacios maravillosos donde los limites y los tiempos se vencen dando libertad a los sueños.

Un abrazo desde mi sur
Pilar

Roclates dijo...

Muy, muy, muy, Hermoso!!
Ya me pondré "exigente" contigo mi querido amigo, cada véz que vengo a "tu casita," lo que leo es mejor, al anterior: "solo Caselo, supera a Caselo" jajajaja! Me creerías si te digo: Tenemos muchas cosas en común.
Y uno de estos días, escriberé: Porqué "Septimo Cielo..." (ya que ya expliqué, o + o - porq, Roclates...) Aúnque de pronto, me gustaría contártelo solo a ti.
Besos y Gracias por tus visitas...
Te Quiero Mucho tambieeeeeen!!

M. Jose dijo...

y aquí he de perdurar
a que el sol desprenda
su transparente silencio,
entretanto...
honraré la ingravidez
de una absoluta
ausencia...

Estos versos te los dedico hoy a ti, querido mago de mi corazón.
Un abrazo

Eli dijo...

Sabes lo que hago cuando una ausencia querida me oprime el alma?levanto la mirada a la luna y pienso que es la misma luna que en alguna parte del mundo está mirando esa persona. Y la ausencia ya es menos ausencia.
Preciosas palabras, como todas las que vienen de ti.
Muchos besos

CecydeCecy dijo...

este escrito y el cuadro de Van Gohg, que mas se puede pedir, si es toda delicia, frescura de la noche tibia q
que te abraza, y quieres quedarte ahi a la luz de los destellos...

hermoso como siempre, te mando un beso...

Joana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joana dijo...

Hermoso, hermoso!!
me encanta lo que escribes.

Felicidades!

Un Abrazo!