lunes, febrero 07, 2011

Versos de mamá


Anoche me encontré con tus palabras. Desde hacía tiempo escudriñaba en todos los rincones tu voz plasmada en el papel. Y por fin hallé aquel librito que un día le dedicaste a papá. Estaba en el fondo de uno de mis cajones, agarrado por un gancho legajador a una carpeta de cartulina gruesa. Al lado de cientos de hojas llenas de poemas mecanografiados de grandes autores de Hispanoamérica, hay un cuadernillo –también mecanografiado- en el que se lee, a manera de prólogo, lo siguiente:

“En el estudio de este pequeño libro de grandes obras encontramos, en la primera parte, recuerdos de un pasado que nos expresa los sentimientos de una mujer que amó con todo su corazón, pero que el destino quiso que esos amores se truncaran, tal vez para que en un presente (como lo es la segunda parte) encontrara la felicidad que en otros brazos no pudo hallar.

Así pues quiero expresarle a la autora mis más sinceras felicitaciones por el contenido de este libro (especialmente en su segunda parte)”.

Carlos Alberto Rojas.

Enseguida aparecen las letras de la autora, quien hace una breve introducción y, posteriormente, una hermosa dedicatoria:

“En estas sencillas pero sentidas palabras, quise plasmar lo que siente el corazón, advirtiendo que estos trozos, que tienen la pretensión de ser versos, han sido escrito a través de mi vida y por una mano inexperta…

Carlos:

Estos pequeños versos son la expresión sincera de lo que ha sentido mi alma. Y te los dedico con todo el corazón porque en tu cariño hallé una grata comprensión y la gran paz que siempre anhelé para mi espíritu que se encontraba abatido antes de conocerte. Guarda este presente como recuerdo de nuestro hermoso aniversario.

Con todo mi amor

Martha Cecilia Arciniegas Rodríguez

Bogotá, diciembre 29 de 1965”.

A continuación dos poemas de mamá de los que dedicó a papá y que son el testimonio de una mujer enamorada del amor y de la vida.


Y LLEGASTE TÚ


Mi vida era una sombra de lúgubre nostalgia

sin anhelos, sin luz, sin amor y sin fe,

más llegaste un día y con misteriosa fragancia

me enseñaste lo hermoso que en el mundo es volver a creer.

Antes de conocerte estaba llena de angustia

mi existencia era un continuo padecer,

más luego comprendí que con dulzura

te habías apoderado de mi dolor y de mi ser.

Yo sólo quiero que comprendas,

sufrí mucho con mi triste soledad,

las horas que viví fueron eternas

y cuando te vi olvidé que existía la maldad.

Ahora me embarga una gran tristeza

tengo miedo de amar y padecer

aunque siempre pedí a Dios con fortaleza

encontrar a alguien me pudiera comprender.

Yo te ofrezco, humilde y muy sincera,

lo poco que alcanzo yo a valer

un corazón atormentado por la pena

y un alma que quiere renacer.

No me engañes jamás yo te lo pido

sólo quiero entregarte todo mi amor,

darte la vida en un solo latido

y vivir para siempre sin dolor.

Toma todo lo que yo te entrego,

en un arranque de inmensa realidad

y vivamos con este gran sosiego

que nos dará la dicha por toda una eternidad.



LO QUE ANHELA EL CORAZÓN


Cuando las voces del amor se quiebran

y las palabras del silencio hablan,

brotan la cielo cual cálido incienso

en ruta tenaz de una esperanza

Yo conocí la angustia

anidó en mi alma por mucho tiempo

y creí que mi alma estaba mustia

que era incapaz de vibrar al amor que siento.

Dicen que cuando se ama no se olvida

pero es imposible alentar el sentimiento

cuando en el ser que amas ya no anida

el amor que juró y es cruel tormento.

Llegar a la orilla de tu destino

será lo que mi alma siempre ansía

obligar a tu corazón que se abra al cielo

para mirar en la estrella de tu vida.

No alzar tu corazón a esa altura

donde está nuestra estrella iluminada

sería como dejar el alma entera

en una soledad para siempre abandonada.

4 comentarios:

VANINA dijo...

Carlitos: La manera particular como escribes lo heredaste de alguna forma de tus padres. No sabía que el romanticismo ha sido una de las BENDICIONES que Dios regaló a esta familia "ROJAS ARCINIEGAS".

Por hí se dice coloquialmente: "DE TAL PALO TAL ASTILLA". eres el resultado romántico, pasional y maravilloso del amor consolidado de tus padres, algo que desafortunadamente en la contemporaneidad poco se ve, estos bellos atributos se han desvanecido especialmente por la mocedad de hoy en día. Se han perdido valores, modales e inclusive la música de la juventud es para degradar y no para matizar la mente. "La Urbanidad de Carreño" está totalmente evaporada. Por ello mismo debemos conservar y aprender del amor de nuestros padres desde hace unas cuatro décadas, en donde todavía existía el respeto y no se había perdido los atributos del amor que en verdad Dios estableció en todos los matrimonios, pero infortunadamente debido a la profusión del modernismo incluyendo los avances tecnológicos, el sentido humano y romántico se ha desvanecido en los matrimonios o parejas de hoy en día.

Abrazos e infinitas Bendiciones sobre todas las áreas de tu vida, con mi cariño sincero.

VANINA.
http://vaninaelcorazondelamente.blogspot.com/

Iraida dijo...

!Qué gran bendición, Caselo, haber tenido una madre capaz de expresar sentimientos tan hermosos en versos! Y los versos hablan también por tu padre, puesto que fué el quien inspiró esos sentimientos

¡Naciste con tu estrella! La que ilumina a cualquier distancia y por siempre.

Lirium* dijo...

Qué hermoso post! Emociona... entregás aquí un tesoro muy personal y es un placer leer los poemas de tu mamá. Hermoso amor el que los ha inspirado y qué lindo debe ser como hijo compartirlos después de tantos años de haber sido escritos.
Un fuerte abrazo y gracias por esta entrada que he disfrutado tanto.

Mujer. dijo...

Sencillo, emotivo y con gran sensibilidad, tu mamá, supo plasmar en esas letras todo el amor incondicional y la entrega hacia tu papá, de ella heredaste esa capacidad para transmitir toda la poesía que tenés en el alma.