miércoles, febrero 23, 2011

Instantánea para la eternidad

Tu boca quedó coloradita por culpa del algodón de azúcar. Y al verte en el espejito que sacaste de tu bolso soltaste una carcajada. Faltaba todavía una hora larga para que oscureciera. Las calles de Bogotá se transformaron en cristales que reflejaban la luz del sol, gracias a ese cielo muy azul y despejado.De pronto cientos de palomas aparecieron, luego de que un niño tirara al suelo un puñado de maíz que traía en una bolsa. Todo era una fiesta. Inclusive las torres de la iglesia de Lourdes no escapaban al ambiente de carnaval, finamente pintadas de ese brillo que produce el verano en Bogotá. Bueno. Verano es un decir, porque, como te lo expliqué, en mi país no hay estaciones.

Te llamó la atención un hombre sentado al lado de algo parecido a una caja, de la que salía, en la parte de adelante, una especie de lente. Mirabas detenidamente sin preguntarme nada, hasta que notaste que una pareja se le acercó. En ese momento el señor se paró, metió la cabeza dentro de la caja y dijo: “miren el pajarito y sonrían”. Segundos después les entregó un papel. Se traba de la fotografía recién tomada del hombre y la mujer.

Sin darme ninguna explicación cogiste mi mano (sí, cogiste, acá se dice cogiste) y me llevaste corriendo al lugar donde estaba el fotógrafo. Al llegar dijiste: “Por favor, tómenos una foto”. Pensé que te ibas a limpiar los labios que aún estaban rosados por el algodón de azúcar, pero no sacaste ningún pañuelo. Por el contrario, te embadurnaste más con lo que te quedaba de aquella deliciosa golosina y, enseguida, me diste un beso largo que dejó mi boca del mismo color. Cuando estuviste segura de que ya estábamos listos te me acercaste, nos abrazamos, miramos el pajarito y, finalmente, salió una foto en la que se ve a dos amantes dichosos con caras y sonrisas de payasos.


Imagen tomada de http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/node/952

13 comentarios:

chely dijo...

Esta bueno!
Dos payasos perdidos en el jaleo de Bogotá.
Imaginar escenas deseadas por cumplir y van...
Excelente ,no puede ser de otra manera Caselo.

Makeda dijo...

Que bonita imagen han captado..,una foto que no se olvida..me encanta.

manuhel dijo...

Feliz cumpleaños chamo!

Iraida dijo...

Se nota como te ha impactado el amor de tu amada. Me da la impresión (fijate que digo impresion) que ultimamente cuando escribes esta siempre ella presente de algun modo.

Yo creia que la reliquia de un fotógrafo con camara de la época de ¿Maria Naña? existia solo en la escalinata del capitolio habanero.

Me hiciste recordar una cronica de un escritor que tiene maravillas de cronicas y cuyo nombre no recuerdo ahora y me gustaria leyeras, quizas lo recuerde mas tarde.

La siguiente foto es de Kaloian, cubano, claro.

EL FOTOGRAFO EN EL CAPITOLIO HABANERO

Iraida dijo...

Otra foto de Kaloian Santos Cabrera, de un fotografo a otro fotografo:

SEGUNDA FOTO A FOTOGRAFO A LA ANTIGUA

Iraida dijo...

El cerebro vieja camina lento, pero recuerda al fin el nombre. Lo que no encuentro la cronica sobre el fotografo:

CRONICAS DE CIRO BIANCHI ROSS

caselo dijo...

¿Sí o no mi Chely? Abazoooooooooooooote.

caselo dijo...

Me alegra que te haya gustado Makeda, un abrazo.

caselo dijo...

Manhuel, chamo, un abrazo para ti y mil gracias por tus buenos deseos.

Iraida dijo...

Asi que Chely y escribiendo en clave....

Mira, encontre la cronica:

FOTO AL MINUTO

Espero no te aburra con la insistencia, Caselo.
Cheli, saludos.

caselo dijo...

Iraida, hermana querida. Acá en Bogotá a las máquinas de tomar fotos de esa época se les llama "Aguaditas". Todavía no sé la razón, pero estoy en la búsqueda del por qué de ese nombre. Una vez tomada, salía la foto de la pareja en medio de un gran corazón. Vi los enlaces de las imágenes de los fotógrafos, muy buenas, me encantaron. Y leí una crónica de Ciro Bianchi, las de las zonas de tolerancia. Mil gracias, de verdad que me gustó la manera de narrar de Ciro, me identifico con su estilo. Seguiré leyéndolo. Un abrazo enorme.

caselo dijo...

Jajajaj hermana, síiiiiiiii es mi Chely, de Pergamino- Argentina.
Acabo de leer la crónica, simplemente espectacular. Voy a comentarla en ese espacio, me encantaría contactarme con Ciro. Graciasssssssss, no me aburres, por el contrario, siempre aprendo con tus comentarios y me honra tu visita.

Anónimo dijo...

Corto pero sustancioso. Cuídese hermano.

Camilo