lunes, octubre 04, 2010

Contrastes


Es el invierno fuerte y prolongado, o tal vez los charcos que desdibujan cuerpos, descomponen colores o arrastran huellas. Si no fuera por las sombras que se juntan con el último rayo del sol, quizás la calle sería como un agujero negro en el que se pierde los sentidos. Pero no, en cualquier esquina, en la otra acera, en el siguiente semáforo todavía alcanzan a escucharse gritos y también silencios.
  
Aunque en las paredes algunos dejan rayones para que los entiendan los fantasmas, más adelante un poste solitario se convierte en testigo. En él los perros se orinan, vomitan los borrachos, hacen el amor los inmorales y se suicidan sin esconderse los olvidados. Más de un payaso vuelve a disfrazarse de hombre común y corriente, al tiempo que un indigente lanza un par de zapatos en buen estado, que terminan enredados en las cuerdas de la luz. Y caminan de la mano todos los seres posibles, sin importar que en la madrugada las botas, los cascos, los fusiles, se encarguen de poner las cosas en el orden establecido. Nada de flores nocturnas, vagos sin techo, perros desnutridos, gatos irreverentes o esqueletos que deambulan de un lado para el otro, impulsados por el más fétido de los alientos.

La ciudad descansa o lo que queda de ella. Ni siquiera las alcantarillas se salvan de recibir la descarga de amores y odios. No cabe la tristeza, tampoco la euforia. Se aceptan pequeños esbozos de sonrisas, uno que otro suspiro al despuntar el alba y la resignación que habla en las campanas que llaman temprano a misa. 



15 comentarios:

Ruth L. Acosta dijo...

Mi Carlos...

Que lindo amigo... me encanta leerte... estuve ahí, contigo esa noche, y me contabas paso a paso lo que ocurría esa noche de silencios...

Un abrazo, cuídate en esas noches donde las sombras se ocultan, para sorprender al más despistado...

Runas dijo...

Precioso , me ha encantado . Un beso

Iraida dijo...

Ni tristeza ni euforia? Qué triste.

Eres un orfebre de la palabra, con una "cámara fotográfica" o un lapiz como pincel.

¿Cómo te estás sintiendo?

Lorena dijo...

Hola Caselo, qué bonito eso de "Deja tus palabras. Quedarán guardadas en mi corazón"...
Me ha llegado tanto que me dieron ganas de comentar...
Sólo paso por aquí (habitualmente lo hago) para felicitarte por tus palabras tan elocuentes, por tus hermosas y realistas disertaciones sobre nuestra hermosa Colombia y Latinoamérica...
Con este escrito me dejas inquieta, me dan ganas de volverlo a leer, y de volverte a leer...
Un abrazo y muchos éxitos para tí y los tuyos...

Iraida dijo...

Caselo:

He mirado de nuevo los videos de La ciudad no contada...y luego de publicarse en El tiempo han editado tu y Yolanda Reyes un libro?

Alicia María Abatilli dijo...

Hola Carlos Eduardo Rojas.
Placer leerte.
No dejes de escribir por favor, no lo hagas.
Un abrazo.
Alicia

Iraida dijo...

Caselo:

Te sigo llamando asi porque me gusta esa herencia de tu abuelo.

Hoy, por primera vez lei tu relato Pasos en falso, y alli dejé un mensaje que reproduzco porque deseo que lo leas.

Caselo:

Cada día que paso me confirmo aún más en mi idea de que eres un escritor nato desde el primer dia que te leí, y que más tarde vería que afirmaba la escritora Yolanda Reyes, con verdadera autoridad para opinar sobre el asunto.

Este relato que pudiera haber sido de autoconmiseración lo convertiste en motivo de satisfacción y alegría para otros. Y sobre todo para aprender a burlarse de nuestros propios defectos o limitaciones, que tiene, además, la huella que deja (o nacen con ella) de los grandes escritores como Moliere que supo reflejar la vida tal cual es, donde junto a la tristeza y el llanto se da también la risa y la alegría, o se alternan en un mismo individuo.

¡Nunca dejes de escribir!

caselo dijo...

Ruth, amiga tan querida, que lindo encontrar tus palabras. Un abrazote.

Runas, ya vamos en el rumbo amiga, pasaré por tu casita. Un beso

Lorena que sorpresa tan linda tu comentario. Te agradezco desde el fondo de mi alma. Esta es tu casa, eres bienvenida siempre. Un abrazo enorme.

Alicia, Alicia ¿Cómo va todo? Hace siglos con intercambiamos mensajes, pero te recuerdo mucho.Ya nos reencontraremos, estoy seguro. Un abrazo enorme.

Mi querida Iraida, hermana latinoamericana. Han sido semanas de un invierno muy fuerte en Colombia y Bogotá no ha sido la excepción. La ciudad se ve tan caótica, el frío se siente a toda hora y eso, de una u otra manera, me afecta. Por eso este escrito en el que la nostalgia se refleja. Estoy bien hermana, a veces se me escapan algunas lágrimas (lloro cuando siento necesidad de hacerlo), suspiros que tengo acumulados, dolores invitables y, en general, toda mi sensibilidad.
Con Yolanda Reyes sólo trabajamos los dos meses de La ciudad jamás contada. Fue una experiencia maravillosa compartir con una escritora de ese nivel. Nos escribimos para contarnos cómo van nuestras cosas y coincidimos en eventos literarios. Quedó una linda amistad, pero no editamos un libro. De la Ciudad jamás contada sí hay un libro que recoge lo que sucedió en el proyecto, escrito por Marina Valencia, quien fue la que lo dirigió, junto con las mujeres de La sección de Responsabilidad Social de El Tiempo.
Me alegra que hayas encontrado mis "Pasos en falso". No ha sido fácil, aunque mi discapacidad no es total, duré mucho tiempo acomplejado. Con el tiempo comencé a tomar las cosas con humor y ahora la risa me acompaña a toda hora. Inclusive en las tristezas. Muchas gracias hermana por tu visita, tus comentarios y tu generosidad. Un abrazo enorme.

Carlos Eduardo

Maria Rosa dijo...

Te vi de casualidad en mi blog y leo este escrito donde tus letras son el pincel que pinta la ciudad en el estilo mas realista.
Felicitaciones!
María Rosa Leoni

Arlen Jahoska Cuadra dijo...

Nunca había venido a este bello, pero ayudame de cir bellooooo blog, que barbaridad!! con razón por ahí vi que Iraida le recomendaba creo que a Dani visitar tu blog y coger ideas, o algo así...chocho hermano, si que es maravilloso este lugar, no he podido salirme de aquí, estoy maravillada. Gracias Care, por el abrazo apretado de facebook me llenó mucho, vos sos muy lindo eh!!!
Creo que también te vi por mi ciudad sumergida, la pobre se ve tan modestita a la par de este blog inmenso y lleno de todo.....

Sos todo color!!! un beso...

Arlen Jahoska Cuadra dijo...

Care, perdona la ignorancia, pero podés explicarme como hago para seguir este blog tan maravilloso???

Arlen Jahoska Cuadra dijo...

Ya leí tu comentario en mi Ciudad Sumergida, gracias hermanazo.....por tu abrazo y todo lo demás......

Makeda dijo...

Más vale tarde,en las horas que los vagabundos se refugian en las esquinas vacías,cuándo las sirenas de las ambulancias retumban en los bajos callejones,es cuándo vengo,y leo...y me quedo,me gusta acertar,buen trabajo,buenas letras.

Daniel dijo...

aaaaahhhh.

No conocía aun tus dotes de escritor.

Un placer gigante leerte, acá ando desatrazándome de lo que mi computador me priva de leer.

Saludos

Daniel dijo...

aaaaahhhh.

No conocía aun tus dotes de escritor.

Un placer gigante leerte, acá ando desatrazándome de lo que mi computador me priva de leer.

Saludos