jueves, mayo 28, 2009

Le puse cola de burro a la nostalgia


“Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida” (Canción del elegido, Silvio Rodríguez)

Nunca aprendí a pintar. Es más: no me preocupaba si me salía de las márgenes y el azul se mezclaba por ejemplo con el amarillo.

-Los perros son cafés, grises, blancos, negros; de pronto algunos rojizos. ¿Pero verdes?... Mire hágame el favor y me colorea bien ese perro

Un día la profesora me regañó porque le mostré orgulloso la imagen de una montaña morada. De inmediato llamó a mamá. Le recomendó que sacara cita con la psicóloga del colegio. Quizás mi confusión de colores se debía a algún desorden en mi cabeza. Mamá le respondió:

-Hagamos una apuesta. Salgamos ahora y si usted me asegura que las montañas no son moradas le prometo ir donde la psicóloga.

Estaba nublado, a punto de llover. Una vez afuera no lograron ponerse de acuerdo. Las montañas se veían de muchísimas tonalidades según la oscuridad producto de aquel cielo encapotado. Lo mismo le sucede a los árboles: Jamás son iguales en verano, invierno, otoño o primavera.

En materia religiosa la cuestión no era diferente. Mi abuelita materna me obligaba a ir a misa los domingos al medio día. Reconozco que me resultaba una tortura. No por ateo; creía en Dios con todas las fuerzas de mi alma, pero el prolongado rito dominical me aburría. En una semana santa mi abuelita me llevó a la ceremonia de Resurrección del sábado santo. Por esa época la misa era de gallo (a la media noche) y se bendecían el agua y el fuego. Ya en la iglesia me entregó una botella de agua y me dijo:

-Mijo vaya y llévela al altar.

La cogí y antes de ponerla ahí la destapé. Mi abuelita extrañada me preguntó:

-¿Por qué le quita la tapa?

La miré y respondí:

-¿Entonces cómo hace el Espíritu santo entrar y bendecir el agua?

Santo remedio. Luego de mi actitud inocente jamás volvió a obligarme a ir a la iglesia. Eso sí todavía me duele el pellizco que me dio esa noche.

En mi adolescencia decidí ir en contravía. No es que fuera un desadaptado, anarquista o algo por el estilo. Simplemente me acostumbré a no tragar entero. Hablaba mucho con la luna. Imaginaba una escalera interminable que me ayudaba a subirla y-una vez arriba- cotemplar Latinoamérica desde sus cráteres. Aparecieron la guitarra, la poesía, Silvio, Neruda, el Ché…También el amor.

Ha pasado el tiempo. Hay tantos colores como sueños. Soy un romántico empedernido; de los que abren la puerta del carro por donde baja la dama (del taxi. No tengo carro), regalan rosas o corren el asiento para que ella se acomode.

El No lugar de las utopías es lo que mantiene mi sonrisa de oreja a oreja. Soy un aventurero que poco a poco da sus primeros pasos. Y en ese recorrido que apenas se insinúa ya no me asustan los agujeros negros o me entristecen los silencios. Sólo la luz de una vida que renace en algún lugar del mundo y que me da la fuerza para mantener este oasis de palabras y proyectarlo en una canción.

¿De qué forma son estas nubes?... Quizás pájaros en libertad atravesando un cielo azul.

Cuenta siempre conmigo Hada de mi corazón. Te quiero mucho.





Todo a pulmón compuesta por Alejandro Lerner en versión de Miguel Ríos.

15 comentarios:

Pedro dijo...

Y ahora que te conozco un poco más, me pareces aún más mágico y especial.
Tus palabras viajan a lomos de esas nubes de todos los colores que imagines, como cuando eras pequeño.

Un fuerte abrazo fraterno.

salvadorpliego dijo...

jajajajajajajajajajaja... Esa inocencia vale oro... Quedé más que fascinado al leerte.

Un fuerte, fuerte abrazo para ti.

Begoña dijo...

Me ha encantado tu viaje, tan rápido y tan bien construido, por los rincones de tus edades. Yo, también he visto las montañas moradas, me he llevado algún pellizco, y hasta he cantado un "Hada" (canción que compuso mi hermano).
Viviendo a pleno pulmón, incluso, aunque no se tengan.
Un abrazo

mj dijo...

Cómo me emocionas mi querido amigo.
Qué tonteria más grande el ponerle etiquetas a las cosas, sobre todo aquellas que son tan importantes. qué más da que una nube sea o no sea, o la montaña sea o no sea... es nuestra mirada la que la hace nuestra y eso también hace que la veamos del color que nuestra alma siente...
Besos y abrazos para ti y tu Hada...
mj

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Dios Mago
còmo podès ser tan genio?
"implemente me acostumbrè a no tragar entero"? sòlo para marcar una frase
increìble.
Un texto surrealista.Uno imagina tu sonrisa y
dan ganas de ir y abrazarte.

mia dijo...

Emocionante,rico,estremecedor...

Bálsamo hoy,para mi corazón!

besos

María Marta Bruno dijo...

Ay, mi Mago... cuando niña yo pinté el río de color marrón, porque así se ve nuestro Río de la Plata en esta parte de nuestra geografía. Y la maestra me retó y me obligó a pintarlo azul... ¡Pero el río es marrón!

En fin, me gustó su texto, mucho, como siempre, tan sutil, tan delicado.

Todo un caballero, mi Mago.

Un besísimo

Anónimo dijo...

Si mi mago, lindo escrito, te reflejas como eres,amoroso, generoso hasta en los colores. Nunca he creido que no ver los colores como los ven los demás sea un problema, el problema es del que no los ve cómo tú.

Aplico la religión para darle gracias al creador de colores y de personas como tú.

Un beso y un abrazo infinito.

Tú Hada.

Anónimo dijo...

Mj, gracias por tus besos y tus abrazos. Los recibo .

Mi mago me habla continuamente de sus amigos y amigas que son tan especiales.

Hada de la magia del mago.

SANDRA DESDE FORMOSA dijo...

amigo mi mago del corazon hace tiempo no se de ti espero que andes bien te amndo un bso cuidate ...


cariños desde argentina

Nora Jara dijo...

"Lo mas terrible se aprende enseguida, y lo hermoso nos cuesta la vida"...
Toda la razón del mundo. Pero en personas como tú; aprender lo hermoso, no toma tanto tiempo...

Te dejo besos fraternos, siempre!


PD: Nunca temas a las tinieblas del silencio, porque llevas la Luz dentro de ti.

Te quiero mucho amigazoooo!

Reina dijo...

Sí cariño, tú le pones clor hasta a lo más gris, porque eres el mago más lindo del mundo, inevntas los colores y los sueños y los haces realidad; y estoy de acuerdo contigo, en todo y también veo formas enlas nubes y juego a eso con mi hijo, que lo echaron de la clase porque dijo que él prefería montar a caballo que ir a misa os domingos, jajajaja!!!!

No cambies nunca, por favor.

Te quiero muuucho!!!!

Besos de reina y brazos de oso de mago, jejeje

Mercedes Sáenz dijo...

Hola querido mago! Magia tienen tus palabras porque en tan corto trayecto has dibujado y dejado abierta la idea más importante de mirar el mundo, más individual y más universal. La inocencia de las palabras, la sencillez de aprender las cosas cómo son y después entender que no siempre son iguales a lo que se aprende. Tantos ángulos has dejado aquí. Las respuestas de los mayores, el diálogo, el amor cómo punto principal, la inocencia, la aceptación del otro. Los sentimientos que se despiertan en forma diferente en cada uno. Es muy bello querido mago. Muy bello. Tus mensajes siempre trascienden con sutileza y contundencia. Idioma que a mi oersonalmente me encanta. Gracias por tus palabras. Un abrazo más que fuerte y toda mi admiración. Merci

Armida Leticia dijo...

Las montañas son moradas, o del color, que cada niño vea en su imaginación.
Esta linda canción, fue utilizada en México, como tema del infame programa "Big brother", cada vez que salía expulsado alguno de los participantes...

Saludos, y un beso desde México.

Ruth L. Acosta dijo...

Mi querido Carlos...

Estoy sorprendidísima... no había leído tu escrito... te juro que no me repongo de la impresión...

Escribí algo muy parecido, cuando escribí un poco de mi Abuela materna y lo curioso es en lo mucho que coincido contigo, incluso en el pellizco de la abuela... ;)

Por un momento pensé que, de algún modo, habías leído mi escrito y que éste te recordara cosas... y me fijé en las fechas, imposible, tú lo escribiste tres días antes que yo...

No sé si ya leíste el mío, la entrada del 31 de mayo...

Estoy empezando a preguntarme si estaremos conectados de algún modo... ó si el hecho de que ambos seamos piscis nos hace tan parecidos?

Espero que te encuentres muy bien y que todo marche perfectamente bien en tu vida...

Te quiero mucho Carlos Eduardo, te dejo un beso con mucho cariño desde México.