jueves, febrero 28, 2008


Si alguna vez pasas por aquí.



Son tantas cosas para decirte que no alcanzarían las palabras. Simplemente me quedé mirando ese cielo más oscuro aún por las nubes de invierno y se me vino tu recuerdo a la cabeza. Decidí entonces aprovechar la inspiración, la nostalgia, las imágenes que pasan como una película e intentar con mis palabras armar algo más o menos coherente… o incoherente ¿qué se yo?

Para comenzar te diré que escucho el álbum de Manolo García “Con la arena en los bolsillos”. Vaya título ¿no cierto? Sabes que me encanta el Flamenco contemporáneo; esa fusión de instrumentos y voces que se deslizan en el tiempo y alcanzan nuestro presente. Siempre caí rendido ante la magia de una bailaora o de un cantaor de aquellos aires que mezclan el misterio de los árabes con la tradición más española. Cada letra es un verdadero poema y el acompañamiento de las palmas le da ese toque melancólico que arranca suspiros. Ahora esas melodías llegan a lo más profundo del corazón y se desintegran igual que la arena; si esa misma, la que llevo en mis bolsillos.

Ya estamos en el 2008; bueno, creo que no descubrí nada nuevo. Vamos poco a poco terminando la primera década del siglo XXI y el mundo sigue igualito, girando sin pausa, poniéndonos “patas arriba”, adelantándose, retrocediendo. ¿Te imaginas la cantidad de punticos que gracias a la tecnología logran desterrar los abismos de la distancia? Es una sensación extraña la de borrar límites y fronteras; ni siquiera Julio Verne lo hubiera pronosticado. Tampoco Nostradamus, por supuesto; pero a veces es un espejismo, porque de una u otra manera seguimos envueltos y protegidos por el anonimato. Claro, se trata también de una soledad masiva con un telón de fondo que cae imperceptible sobre los sueños.

Me puse a filosofar cuando estoy lejos de ser filósofo; sabes que lo mío es idealismo puro: dibujos en un espejo de agua, sombras difusas proyectadas al atardecer, aromas de la infancia, colores sin prisa, música y, sobre todo, frases lanzadas al aire.

Si alguna vez pasas por aquí; si te detienes un instante en este espacio de ilusiones y realidades; si te encuentras algún eco de esos extraviados en una botella en medio del mar; si por curiosidad abres la ventana de tantos abriles olvidados; si el azar te invita a jugar con las mariposas o si los años hacen una pausa en su ritmo frenético, no tendrás que hacer mayor esfuerzo para descifrar este mensaje por que es todo para ti… Además entenderás que en medio del frío del páramo también se esconde el calor del fuego en el agua.

Hasta siempre.

7 comentarios:

Compartimos? dijo...

Es agradable comprobar como "el buen flamenco" no tiene fronteras. Es puro sentimiento al igual que un "espiritual" de New Orleans, o el lamento de una flauta andina, y muchas más que no he descubierto.
Para sentir ese sentimiento se requiere un tiempo, hay que dejarse penetrar, envolverse en el ambiente, voces, palmas, taconeos, silencio, una guitarra, otra, un quejido del alma................


"dibujos en un espejo de agua, sombras difusas proyectadas al atardecer, aromas de la infancia, colores sin prisa, música y, sobre todo, frases lanzadas al aire"

Te veo con la guitarra entre tus brazos, el espejo del agua sirve a la vez para reflejarnos y vernos a través del otro.
Eso es salir del anonimato para fundirse en una relación que puede derivar en una amistad.
Mientras tu tomas tu cafe y sacas sonidos a tu guitarra puedes tener claro que yo estoy haciendo lo mismo en España.
Eso no es estar solos.
Un abrazo.

Compartimos? dijo...

Tengo presente lo que dices, es lo mismo en España pero aqui sin llamarse centro.
De los dos partidos mayoritarios: Partido Popular (derecha conservadora) y PSOE ( socialdemocracia) surgen mensajes de centro (derecha o izquierda).
En nuestro caso los votantes no son tan radicales como por allí pero conocen perfectamente
el PCE (Euro comunista), que aqui va en coalición con partidos ecologistas, bajo las siglas de Izquierda Unida.
Dentro de cada partida estan los grises PP y PSOE tienen militantes que van desde un espacio muy conservador hasta uno bastante dialogante.
Lo mismo suce en PSOE respecto a la izquierda.
A mi los términos derecha e izquierda me parecen caducos. Deben haber posturas claras y acabadas las elecciones surge el debate.
Me molesta la forma de hacer política, se vota y todo el partido vota lo mismo siguiendo pautas ya preconcebidas. El debate es corto y a mi entender es lo más importante para que el votante vaya tomando el pulso.
Cada vez por aca vota menos personal y casi rozamos cinceunta por cientos, vamos como en USA.
Si eso es democracia a mi que me lo digan.
Un abrazo.

Sibyla dijo...

-Como ves...pasé por aquí, y me quedé un ratito, a leerte, me gusta también Manolo García, la letra de sus canciones son mensajes en bellos poemas.

Aromas de la infancia, colores sin prisas...
Te dejo Un tenue abrazo desde España, vine a través de compartimos?

José Luis dijo...

Leo tu post precisamente hoy, que una nostalgia rara se poseciona de mí.

Resulta que escuchaba a Natalia Lafourcade (creo que así se escribe) con la canción "Piel canela" me dio gusto escucharla, esa letra siempre mueve los recuerdos por lo añeja que es, pero más gusto me dio encontrar esa fusión rara que tú hayas en el flamenco moderno: era la voz de una niña de hoy con los recuerdos de los viejos en la garganta.

Buena salud a todos.

P. D.
No te alejes, postea más seguido, tus textos siempre son buenos

Liz dijo...

hola Carlos Eduardo!
llevas razón, nada como la música para unir, transmitir, decir lo que sentimos... nada es tan atemporal ni tan universal.
Por cierto, me encanta ese disco que escuchas.
Gracias por la visita, pasaré a leerte.

liliana varela dijo...

Gracias Caselo por pasar por mi espacio; verdaderamente fue un gusto visitar este bellísimo blog.
Besos
Liliana

Anónimo dijo...

Filosofo, soñador, aventurero, el que sueña con nubes alcanzar, el que goza con la flor que abre sus ojos a la vida, el que siempre, siempre tiene una palabra dulce y promete ser y estar y es tan coherente que siempre cumple sus promesas...por favor sigue aqui, te extrañé

la marandua aun...