martes, enero 27, 2009

Que viva la Carranga


-->
Muchísimo antes de que Shakira o Juanes lo hicieran (por citar a los “principales representantes” de nuestra música a nivel internacional) don Jorge Veloza y los Carrangueros de Ráquira ya habían puesto a bailar a los gringos en el Madison Square Garden de Nueva York. Y por si esto fuera poco en 1994 el profesor Jonh Linch- de las universidades de Nebraska y Nacional de Colombia- bautizó con los nombres de Eleutherodactylus Jorgevelosai y Eleutherodactylus Carranguerorum a dos especies de ranas descubiertas en los bosques de niebla de los departamentos de Boyacá y Santander. Semejante honor es muy difícil de alcanzar, pienso yo. Por eso, cuando supe que Jorge Veloza y su grupo se habían presentado durante el Festival de Cosquín-Argentina,el pecho se me llenó de orgullo patrio.

Es cierto que el arte y el deporte son dos manifestaciones culturales de cualquier nación que se llevan como bandera. No podré olvidar, por ejemplo, la mañana en la que nuestro famoso ciclista Lucho Herrera coronó sin ninguna dificultad los Alpes en el Tour de Francia, seguido penosamente por el mejor de la época: Bernad Hinault. Entonces cada vez que algún compatriota me dice: “definitivamente Shakira o Juanes ponen bien en alto el nombre de Colombia” le respondo: “creo que Lucho Herrera lo puso más arriba. Allá en los Alpes franceses se puede ver la bandera todavía”.

Sin lugar a dudas las industrias culturales crean ídolos todos los días. Y el intercambio es más bien poco. Basta mirar las señales de televisión por cable o los canales privados en cada país. De la tierrita nada, en cambio sí una cantidad de enlatados, grandes espectáculos, deportes a granel (especialmente fútbol, que lo amo, valga la aclaración) o la visión “objetiva” del panorama mundial gracias a la “imparcialidad” de CNN en español. Y surge nuevamente el interrogante: ¿lo nuestro qué? Muy poco, salvo lo que muestran los canales públicos y regionales.

Hibridación cultural parece ser el nuevo paradigma en el que la mezcla es la principal característica. Pero no podemos confundirlo con mutilación de las raíces. Esta semana un amigo me decía: “Carlos, tengo muchísima música, muy buena”. Enseguida lo invité a que conociera los videos del Cuarteto Zupay de Argentina que subí recientemente. Luego me contestó: “Es que a usted le gusta la música de cuerdas. A mi más el jazz”. Bueno, admito que tiene razón. Me identifico con el folclor latinoamericano, no obstante recordé que la Bossa nova, el bolero, la salsa, la cumbia, el mapalé- y un interminable etcétera de géneros- se han fusionado con el jazz, el Rock, inclusive la música clásica. Quienes me conocen saben que amo al flamenco, al tango, también a los Beatles y ese movimiento de contracultura que generaron y del que se desprendió la sicodelia; me enloquece escuchar Carmina Burana y la Novena Sinfonía o cedo ante el embrujo del piano ejecutado magistralmente por Chucho Valdés. Y en ese orden de ideas me seducen y emocionan los aires autóctonos que le cantan al hombre y a la naturaleza. Me basta apreciar el sentimiento con el que interpretan para corroborar que- más allá de los pentagramas- ritmos, letras y melodías aletean igual que las mariposas. Me aterra ese concepto de globalización que se asemeja a una imagen de la película The Wall (banda sonora de Pink Floyd) en la que los niños de un colegio pasan por una máquina y quedan convertidos en salchichas listas para el consumo.

Es mejor que hable por mí la música. Comparto con todos ustedes un video de la canción “La cucharita” de los Carrangueros de Ráquira durante el concierto de los setenta años de la Media Torta. En dicho escenario bogotano se han presentado, de forma gratuita, artistas de la talla de Facundo Cabral, Silvio Rodríguez, Vicente Fernández (en Bogotá hay más mariachis que en Ciudad de México), entre otros. Y finalizo tomando las palabras de Jorge Veloza:

“La Carranga no pide histeria. Este país ha estado muy histérico últimamente. Pedimos historia para que no se olvide”.

¿Será que en la anterior frase y en las letras de sus canciones no se pasea la poética de lo cotidiano? Juzguen ustedes por favor.

La cucharita
(Jorge Veloza y los Carrangueros de Ráquira)

En la vereda de Velandia del municipio de Saboyá una cucharita de hueso me regalaron por amistad(bis)
la cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió
la cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió

Y como a los quince dias en pleno centro de bogotá me robaron los papeles, la cucharita y no se que mas(bis)
la cucharita se me perdió… la cucharita se me perdióla
cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió

Mi cedula se consigue y mi libreta de militar,pero cucharita de hueso y asi de bonita pa qué pensar. (bis)

la cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió
la cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió
Cómo lo ve don Gregorio la cucharita donde fue a parar, pueda ser que cuando vuelva me la reponga por otra igual(bis)
la cucharita se me perdió...la cucharita se me perdióla cucharita se me perdió...la cucharita se me perdió






13 comentarios:

Mariel Ramírez Barrios dijo...

hey!
PRIMERAAAAAAAAAA
Buenìsimo el tema
ademàs de aprender un nuevo ritmo
que espero poder bailar algùn dìa
creo que la hibridaciòn de la que hablas
inexorable
maravillosa
es la esperanza para este mundo roto
beso carranguero.

sedemiuqse dijo...

Vengo a saludate. Mas tardecito leer.
Besos y amor
je

Alicia María Abatilli dijo...

Esa noche siniestra de Cosquín, de la que te hablé estuvieron, como para sacar un poco lo nublado...
Te recordé en ellos.
Alicia

Roxanne dijo...

No me fanatiza mucho Shakira, y menos después de escuchar algunas de sus declaraciones en el 2001 sobre el gobierno de De la Rua (que se dedique a la música y no a opinar sobre política) (cara enojada).

Es cierto, hay muchos músicos muy buenos que representan más la cultura de su país y que no son conocidos... Pero somos nosotros, los amantes de la contracultura, los que los tenemos que dar a conocer, aunque sólo sea a los "poquitos" visitantes de nuestro mundo...

Muy lindo video... Gracias por ayudar en mi largo proceso contraculturalizante...

Roxanne

María Marta Bruno dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Edgardo dijo...

Es difícil mirar el país de cada uno, la globalización por un lado y la norteamericación por el otro han dado ruenda suelta a una pluralidad de culturas, que no necesariamente sea algo malo (creo que el crisol de razas que existe en el planeta es algo digno de descubrir y apreciar), pero, de la manera en que se ha hecho, es decir, imponiendo normas y reglas del mercado que solo sacan a la luz aquellas cosas que dejan dividendos, escondiendo o menospreciando todo lo demás es algo que no podemos dejar pasar por alto.

El texto que has escrito amigo mío es excelente lo mire uno por donde lo mire. Pero dada la ignorancia general y la mediatización de las cosas, ¿Cómo abarcar los puntos extremos del territorio y mostrar en una pincelada lo que hace a tu Colombia querida, a mi amada argentina, a la bella Guatemala, a la rica Perú, a la pintoresca Paraguay, a la calurosas playas Cubanas? Sin discográficas que controlan los medios masivos de comunicación, CNN, HBO, MTV, MUCH MUSIC que dictan las modas y la música que uno debe escuchar en sus mp3 para no ser menos que otra persona (¿no ser menos?) la única posibilidad que nos queda es forzar un poco los parámetros, ajustar el plano y poner el foco en el hombre, en los paisajes, en los animales que dan vida a cada región, y a través de la historia de esos lugares nos iluminen para ver y entender lo que hay en esta inmensidad y poder trascender un poco el orden de lo mediato, miserable, material y consumista.

Shakira y Juanes, mas allá si me gusta o no su música, responden a la industria y a sus cuentas bancarias. No agregan una nota o la quitan si la aprobación de sus consejeros, de sus productores, de sus editores, de sus discográficas. No necesariamente la buena música tiene que ser Ander, claro que no, diste acabados ejemplos de tu país donde no lo son, y yo podría nombrarte a Mercedes Sosa, a Atahualpa Yupanqui, por ejemplo, en mis tierras.
Atahualpa dirá que:
“Es mi destino piedra y camino. De un sueño lejano y bello, soy peregrino”.

Este tipo de compositores, cantores, músicos y poetas, nos han llegado y cautivado a todos los que voluntaria o involuntariamente hemos escuchado sus canciones, basta con recorrer el interior de una patria para encontrar este tipo de música. En las ciudades el blues, el jazz dan vuelta en bares oscuros, desabitados, donde van los gustosos de saborear los momentos.

Siempre hay tiempo para descubrir este tipo de música en nuestras ciudades, pueblos y tierras, hay que tomarse el trabajo (gustoso) de andar por las calles, por los barrios, hasta encontrar esas melodías del alma.
"La música es una de las cosas que puede salvar al mundo, porque un hombre que busca y encuentra y se solaza horas y días y años y años luz, a través de generaciones, con la belleza, ¿qué otra cosa puede querer que un mundo mejor ?". ATAHUALPA YUPANQUI en reportaje en la revista Proa.
En la actual sociedad de consumo la música parece haber derrotado a la pintura y a la poesía como vehículo de comunicación y medio de goce público. Esto la pone en inmediato contacto con el diner, el poder y la política. Y es utilizado como “opio de los pueblos” como otros recursos que utiliza el sistema para mantener contenta a la masa.

Un hit es lo que lleva a una canción a lo comercial, una de sus características es la sencillez con la que fue compuesta. Son canciones con poca elaboración musical, para que puedan ser reproducidas por los oyentes sin dificultad alguna. A esto se le debe agregar el gran trabajo publicitario que reciben y obtendremos los resultados deseados. Es así como llegamos a grandes hits, pero la otra música (no digo la verdadera, porque las dos son reales) es la música la que cuenta algo, la que dice algo, la que describe algo, no reciben publicad, no están buscando alcanzar lugares en la lista de los mas vendidos, ni se mueren en salir en televisión o la radio, esos temas musicales no son hit pero alcanzan a transcender en la historia de los pueblos.

Te dejo un fuertísimo abrazo amigo, hermano, compañero mío.

HologramaBlanco

Nora Jara dijo...

"La música es la expresión más hermosa del alma..."

(ya lo decían los Griegos, miles de siglos atrás)

Es verdad, mi querido amigo. ¡Qué viva la música, que viva la cultura y la creación!

Te abrazo con el alma.

Te quiero mucho

...Y Millones de Gracias, mi compa bello.

caselo dijo...

Mariel querida, es una alegría enorme tu nueva huella en mi casita. Comparto contigo que la hibridación cultural debe enriquecer, en doble vía. Lo otro es mutilación. Un fuerte abrazo

semediuqse siempre tu saludo es un regalo, abrazo de oso para ti.

A vos Alicia te recuerdo también en los cantores de tu país. Lo sabes amiga. Un abrazo enorme.

Roxanne, amiga querida me encanta que estemos sintonizados también en la contracultura. Y si los carrangueros te dieron más ímpetu para mi es una gran satisfacción y a la vez un compromiso. Nos seguimos encontrando en Ahoraysiempre. Un abrazote.

Mi María bonita, mi vaquita adorada. Mira que hermoso es esto. En este tiempo tanto hemos compartido que hasta la música confabula. Un mundo agringado no merece si quiera el lamento. Tú, mis cómplices y yo sabemos encontrar la riqueza de la hibridción cultural. A veces la buscamos porque creemos perderla, pero ahí está. Por supuesto los Carrangueros son para ti, igual que mi cariño. Un besito de mago con sabor a mate café.

Edgardo, cómplice, amigo, hermano. Es que esas industrias culturales que todo lo vuelven consumo y luego artículo desechable son más peligrosas que las sombras del mito de la caverna de Platón. Coincido contigo en que, en el caso de la música, las dos son reales. Pero lamento profundamente el facilismo, el bombardeo publicitario y esos fastidiosos ídolos que crean modas y estereotipos. Por eso me sumo a los soñadores, luchadores y promotores de la contracultura que busca hacerle contrapeso a esa oficialidad que proviene del poder.
Un fuerte abrazo

Mi Nori, compañera del alma. Si tu eres música y poesía, mucho antes de los griegos. Me encanta tu presencia, ahí vamos caminando siempre, no lo dudes. Un enorme abrazo fraterno

**** Ofrezco mil disculpas a mis queridos cómplices. Había perdido el delicioso hábito de contestar los comentarios, pero lamentablemente mi señal de internet es débil y a veces se me dificulta. No imaginan cómo disfruto este otro texto que se genera a partir del intercambio de opiniones que generan las diferentes visiones. Por eso trataré de reanudar este diálogo porque me siento feliz con la presencia de cada uno de ustedes.

josé dijo...

Hermanito Caselo, cuando presentaron a tus coterráneos me acordé inmediatamente de vos y me dije (como te se músico), no será Caselo uno de ellos?, pero luego me cercioré que no estabas en la banda. Muy de tu país, abigarradamente colombianos, poniendo el corazón ante un público difícil que a veces anda más pensando en que lo vean sus parientes por la Tele alzando sus carteles. Me alegro por ellos y estoy seguro que regresarán a este sitio sagrado para muchos, y para mi con un significado enorme porque en ese escenario tuve la fortuna de cantar al menos cuatro veces con un grupo vocal. Algún día te contaré un poco de aquello. Muy bueno lo que comentas..un abrazo. // olvidé decir que también lo vi por tv, pero el año siguiente andaré por mi querida Córdoba, ciudad con infinidad de tesoros.

Abuela Beauty dijo...

Hola Mago!!
La musica hace magia...y si es de la tierra de uno ..más!!
Conocés al Chango Spasiuk? LLeva la música de mi provincia querida(Misiones) ..por todo el mundo.
Y lo hace de una manera...Increíble!!
Hace magia!!! Cuando lo escuchas en vivo..es imposible que te resulte indiferente. Aunque no te guste el chamamé o los chotis.
Besitos!!!

Armida Leticia dijo...

Gracias por compartir tan alegre música, mi amado mago, te envío un abrazo desde México.

M. Jose dijo...

Querido amigo del alma, he disfrutado de tu post y de esta linda música vuestra.
Me alegro de encontrarte tan contento.
Te dejo un abrazo lleno de calor y amistad
mj

Borrasca dijo...

Mi cachaco lindo que recuerdos me trajiste, pero aclaro que de carranga sólo me gusta La Cucharita.

Y respecto a lo de Lucho Herrera fue con mucha dificultad, ¿o se te olvidó que llegó a la meta bañado en sangre y sin caja de dietes? No exageremos con el patriotismo jajajajajajajaja

Otra cosita, a mi Juanes no me lo toque ni con el pétalo de una flor jajajajajaja

Miles de besitos folklóricos y mi cariño por siempre