sábado, julio 26, 2008



¿Y si nos contáramos un cuento?



Hay que ponerle voz a los grillos, alas a los caracoles, zapatos amarillos al saltamontes. Fíjate en esa larga fila de hormigas que llevan pedacitos de hojas al hueco de aquel árbol. No se detienen, van una detrás de la otra sonriéndole a la vida y, tal vez, tarareando una canción.


Ahora las abejas zumban en nuestros oídos. Me gusta sentirlas como el pellizco de una brisita fresca de primavera. Y es que en este momento pareciera que el bosque ensayara una partitura bajo la batuta de un viejo roble. Cuanta sabiduría hay en cada una de sus ramas. Imagina la cantidad de sinfonías inconclusas que esparce el viento al caer la tarde. ¿Y qué me dices del coro de mariposas? Las hay de todos los colores, inclusive negras; iguales al vacío que deja la arena del reloj en su caída. ¿Sabes? Tengo ganas de hacerle la segunda voz a la oruga que está en la ramita del sauce. A lo mejor de ahí sale una tonada para acompañar el café y el pan fresco en las mañanas.


Sí, definitivamente me gustaría que nos contáramos un cuento. De esos en los que el principio y el final no se conocen o de aquellos en los que el tiempo se pisa la cola, juega a las escondidas con el destino y le pone orejas de burro a la tristeza. Nos falta la risa estrambótica de un payaso de circo, la danza de una bailarina de las estrellas en la cuerda floja y el salto del elefante en una sola pata.


Y después mañana, cuando la primera pincelada del sol dibuje una sonrisa, seguiríamos contándonos un cuento.

10 comentarios:

Pasión dijo...

Querido Mago:
Tus palabras son como un colador que deja escapar tu alma para ser admirada. Y como el Mago, transformas y te transformas y me pregunto: ya estarás haciendo el cambio? Muy hermoso leerte.
Un abrazo infinito y contemos un sueño para poder perseguirlo y alcanzarlo. Un cuento se cierra y termina el encanto.
Te quiero!
Pasión

Alicia María Abatilli dijo...

Hace tiempo iniciamos el "había una vez", día a día vamos escribiendo una página nueva.
La magia de la amistad lo permite, querido Carlos.
Un abrazo. Realmente admiro lo que escribes.
Alicia

M. Jose dijo...

Sigamos cada día viviendo en este sueño que es la vida, pero sin cuentos que nos hagan perder el equilibrio...
Veras, la risa de algunos payasos no me gusta...
Prefiero a las luciernagas, cuando más brillan es en ese momento en que la noche y el día quieren unirse... Entonces es cuando el pan fresco y el café saben mejor...
Un abrazo Mago de mi Corazón

CecydeCecy dijo...

que bonito es que te cuenten un cuento, con la dulzura y magia que tu sabes ponerle, y ese rayito de sol, con que iluminas nuestras sonrisas.

besos mi querido amigo!!!!

Pedro dijo...

Comenzar el día y la semana con uno de tus cuentos es todo un lujo. Describes a las criaturas de la Naturaleza como sólo lo haría un experto observador. El sabio no es sólo el que escucha a sus semejantes, sino el que presta atención a todo el Universo que lo rodea.
Un cálido abrazo, amigo, y sigamos contando cuentos.

Isa dijo...

Me dieron ganas de llorar tu post, quizá por lo lindo, por la ma´gia tan hermosa que sentí al leerlo, bueno creo que uno se va conociendo a través de las palabras.. y me encatan las historias con mágia e inocencia...
Me encanto!! Saludos un abrazo enorme para ti.

José Luis dijo...

Invítame a ser parte de un cuento.

Yo le rascaré la panza al cielo para que las carcajadas sacudan las estrellas que cazaremos con esa red del marino herrante.

Luego danzamos entre el fuego que arde en aquellos cerros distantes de la ciudad del nunca jamás.

Pero siempre andaremos juntos, en esos cuentos de lo imposible donde nuestras manos no se sueltan, donde la amistad de dos aventureros se extravía gracias a la maga de las letras.

Roclates dijo...

... Tu dulzura, tu alma... tu corazón, son lo más bello que he SENTIDO en toda Mi Vida.

¡Por Dios!... ¡juro, que es lo que siento!!

..Un GRAN Abrazo fuerte, fuerte, fuerte, Siempre!!

... Cariños Infinitos!
¡GRACIAS!

Runas dijo...

Gracias por poner un cuento en nuestras vidas con tanta dulzura y magia. Un beso

Edgardo dijo...

Carlos:

Que pleno me hace leer ciertas palabras, que pleno me dejo leer tu texto, que maravilla de cuento, narración, de realidad recortada y regalada para todos tus lectores. Me encantó encontrarte, leerte.

Ojala las hormigas le sonrían a la vida, tarareen una canción, de hacerlo comparte algo maravilloso con nosotros, un sentimiento y un acto que da placer como cantar una canción. Que maravillosamente se entiende la naturaleza con tus palabras, deberíamos aprender a verla como la ves tú, deberíamos comprender que las cosas pueden ser así de maravillosas y no solo la sombra oscura con que tapamos todo lo que nos rodea.

Que buen sabor dejaste en mi alma, gracias por estas palabras. Me gustaría ver todo como lo haces tu, mi rincón no es de tantas luces como el tuyo, pero me alegro que haya tantos que pueden hacer tanta magia, dar tanto bien.

Que nunca dejemos de contar cuentos, de creer, de aprender, de sonreír, de cantar, nunca dejemos de vivir, hagamos que la vida tenga sentido y valga la pena para todos.

Un fuerte abrazo.

HologramaBlanco